Alternativas saludables a tus antojos no tan saludables

Comparte las buenas noticias

Cuando platicas con alguien que está en el proceso de bajar de peso y le preguntas cuál de los cambios que está adoptando le resulta un verdadero reto, la mayoría te dirá que controlar los antojos.

Para mí también resulta un reto en la vida diaria. Mi trabajo y mis hobbies tienen algo en común, en algún momento del día giran alrededor de la comida.

Mientras escribo estoy pensando en comida. Cuando voy camino a la oficina veo esa valla publicitaria con una hamburguesa gigante (sí, se me antoja) y paso frente a un restaurante que todo el tiempo despide un aroma muy atractivo a pollo frito.

En el momento que abro instagram me doy cuenta cuánto me apasiona la comida, porque sigo a una gran cantidad de restaurantes y chefs, la mayoría reposteros que publican pasteles y postres que me hacen querer comer chocolate a manos llenas. Y ni hablar de cuando se me ocurre intentar ver algo en la televisión, porque los anuncios siempre incluyen pizza, tacos, pastas, parrilladas….

Vivo antojada de mil cosas poco saludables. A veces me reprocho a mí misma el que en lugar de que se me antoje un plato de ensalada o un puñado de semillas de calabaza, se me tenga que antojar el helado.

Hay un motivo para eso. Por ejemplo, resulta que cuando estás cansado tu cuerpo te va a pedir energía inmediata, por eso se te antojan las cosas dulces como donas y chocolates. Cuando sales del gym sientes una urgencia por comer algo muy salado, como ese pretzel o papas fritas, es porque al transpirar pierdes líquidos y minerales, y esa es la forma de tu cuerpo de pedirte el sodio que necesitas para rehidratarte. La ansiedad y el estrés te pide algo crocante como chips de papa, el calor te pide algo frío como helado.

Pero todos esos antojos tienen alternativas más saludables, se trata de identificar qué es lo que te está haciendo falta:

Esta será la descripción de la imagen del Articulo en el segundo bloque
Esta será la descripción de la imagen del Articulo en el tercer bloque

Antojos dulces

Como te decía, se deben a que a tu cuerpo podría estarle haciendo falta energía inmediata, que estás muy cansado. Esto es también muy común entre las personas que se saltan comida o pasan más de 5 o 6 horas con el estómago vacío.

La alternativa serán alimentos que contengan carbohidratos complejos y mucha fibra. Resultan ideales los vegetales y frutas ricos en magnesio y cromo, este es el caso de las manzanas, espinaca, brócoli, apio, kale, plátanos y duraznos.

Hay 3 cosas que a mí me funcionan muy bien aquí:

  • Chocolate oscuro: pero tiene que contener al menos 70% de cacao.
  • Barras de proteínas con frutas: siempre fíjate en la etiqueta, que no contengan azúcar añadida. Las que están hechas de granos, como quinoa y amaranto, con frutas deshidratadas son excelentes.
  • Jugos y smoothies: ya alguna vez te conté por qué los jugos de frutas y vegetales son las mejores bebidas energéticas y también cómo transformar tus jugos en smoothies. Mi favorito es tomar un vaso del Súper Verde de FDV, agregarle medio aguacate y una cucharada de semillas de chía.

 

Antojos salados y crujientes

Dile no a las papas fritas, los pretzels ultra salados o las bolsitas de chips de papa.

En su lugar puedes comer tu propia versión de papas crocantes, al tomar una papa, cortarla y rociarla con un poquito de aceite de oliva, sal y pimienta, pero en lugar de hacer una fritura profunda, la horneas por 20 minutos.

Otra alternativa es tomar crackers o palitos de pan integral y comerlos con un par de cucharadas de hummus.

El antojo de algo salado puede ser porque te faltan electrolitos, así que hidrátate muy bien. Te recomiendo un vaso de agua de coco, siempre que no tenga azúcar añadida. Puedes probar las mezclas mitad y mitad de Frutos de Vida, con jugo de toronja y con jugo de naranja, que además te aportan mucha vitamina C.

Por su contenido en vitaminas del complejo B, las nueces y semillas tostadas también funcionan, porque te ayudan a combatir el estrés.

 

Antojos grasosos:

Pueden ser una señal de niveles bajos de algún ácido graso esencial. Lo mejor será mantenerse alejado de las frituras, escogiendo en su lugar grasas monoinsturadas, como las que están presentes en las semillas y nueces, el aguacate y el salmón.

Puede ser una cucharada de mantequilla de cacahuate con palitos de apio, o para reemplazar el helado un poco de yogurt griego bajo en grasa con semillas de chía.

Si hace calor, algo que me funciona y me encanta es congelar jugo de manzana (100% natural siempre) en moldes para hielo y agregarles una pizca de canela en polvo. Por aparte congelo trocitos de plátano maduro. Luego pongo los cubitos de jugo, algunos trozos de plátano y un puñado de almendras en la licuadora para triturarlos, queda delicioso.

 

Y tú, ¿qué haces para transformar tus antojos en opciones más saludables?

Descripción de la imagen del video

Ivette González: comunicadora social, cocinera profesional, en búsqueda constante de un estilo de vida natural y saludable.