Comer Lento (Slow Eating)

Comparte las buenas noticias

En un mundo que cada vez es más agitado y en donde hacemos mil cosas al mismo tiempo, nuestra salud es la que está sufriendo las consecuencias. Movimientos a favor de tomar una pausa y concientizar nuestras acciones, son cada vez más comunes, por ejemplo, la meditación, la filosofía holística, han llegado hasta la hora de la comida.

El punto clave de todas estas filosofías es aprender a hacer conscientes tus acciones y de esta manera, disfrutar cada momento, por lo que en la cocina es muy fácil aplicarlo. El llamado slow eating propone varios tips para que obtengas todos los beneficios en tu salud de comer de forma adecuada, por ejemplo:

  • Tener una mejor digestión
  • Evitar la acumulación de gases
  • Tener una mejor hidratación
  • Ayudar a mantener un peso saludable
  • Disfrutar mejor los alimentos

En un estudio hecho por la Universidad de Rhode Island se sirvió comida a un grupo de personas y se encontró que cuando las mujeres comían rápido, consumían 646 calorías en 9 minutos, mientras que cuando comían lento, consumían 579 calorías. 67 calorías más, las cuales, sumadas por las 3 comidas principales, dan como resultado una ingesta considerable de calorías extras, siendo la posible causa de un sobrepeso. Otro resultado interesante fue el hecho de que las mujeres que comieron de manera rápida, reportaron tener hambre una hora después, haciendo que volvieran a comer.

Lo primero que debes de hacer para comenzar a comer de manera consciente es darte cuenta de todas las distracciones que tienes. Olvídate de usar el celular, olvídate de comer mientras ves la televisión o estás frente a la computadora trabajando. Una vez ubicado esto, sigue estos tips, verás que te sentirás mucho mejor y tu cuerpo te lo agradecerá:

Esta será la descripción de la primera imagen del Articulo en el primer bloque
Esta será la descripción de la segunda imagen del Articulo en el primer bloque

Crea un espacio adecuado

No comas de pie ni en un lugar incomodo. Siéntate frente a una mesa donde puedas apoyar tus alimentos y donde te sientas bien. Aún en la oficina o en la escuela, puedes encontrar lugares adecuados para hacerlo.

Haz tiempo

Fija tus horarios de comida. Saltarte comidas o tener prisa y hacerlo en 5 minutos solo perjudicará tu bienestar. El slow eating propone tomarte tu tiempo y hacerlo siempre a la misma hora para que tu cuerpo se acostumbre. Al cerebro le toma alrededor de 20 minutos desde el comienzo de tu comida para mandar la señal de que está satisfecho, imagina la cantidad de calorías extra que consumirás si no dejas que tu cuerpo sienta cuando ya ha terminado, -esto sumado a que te sentirás demasiado lleno-.

Disfruta cada bocado

Es importante identificar los sabores, texturas y tomarte el tiempo para masticar adecuadamente tu comida. Esto hará que disfrutes más y que todos tus sentidos estén puestos en este momento. Huele, prueba, mira, toca y siente… a fin de cuentas, en muchas culturas, la hora de la comida ha sido vista como un ritual, dando valor a su importancia.

Toma un vaso de agua o un vaso de jugo

Antes de tu primer comida del día, prepara a tu cuerpo para recibir alimento con un vaso de agua o jugo de frutas natural. Esto mandará la señal a tu sistema digestivo de empezar a trabajar y tu digestión será mucho mejor. Puedes tomar un vaso pequeño de Jugo de Frutos de Vida de Kale, este además le brindará a tu cuerpo vitaminas y minerales esenciales para empezar bien el día.

Elige comidas enteras que tengas que masticar

Los licuados son buenos cuando tenemos prisa, pero no es bueno hacerlos de forma constante ya que el cuerpo necesita masticar. En la boca se liberan muchas enzimas que comienzan el proceso digestivo, por lo que masticar te ayudará a tener una mejor digestión y a aprovechar mejor los nutrientes. Las frutas, verduras y la proteína, toman más tiempo en deshacerse por lo que tendrás que masticar un mayor número de veces.

Baja los cubiertos entre cada bocado

Esto te ayudará a hacer consciente este proceso mientras te acostumbras. Al bajar los cubiertos, estarás dándole una pausa a tu comida, por lo que lograrás comer más lento.

Haz la prueba una semana, analiza cómo te sientes durante y después de comer y te darás cuenta que son muchos los beneficios para tu cuerpo de este slow eating o comer lento.

Esta será la descripción de la imagen del Articulo en el segundo bloque

- Silvana Becerra Tavano 

Editora digital de fitness en la revista ¡HOLA!, Comunicóloga especializada en medios digitales con gran experiencia en temas de fitness y bienestar. Amante del café, del chocolate, de correr y hacer bodybarre. Conoce más de ella en @silvanabt